El debate sobre los efectos colaterales del encierro

Magister Lorena Estefanell Directora de la Maestria en Psicoterapia de Adultos, Parejas y Familias.


La Psicóloga y Magíster Lorena Estefanell instala el debate sobre la  dicotomía existente entre los beneficios que tiene la cuarentena en lo que refiere a aplanar la curva de contagios del coronavirus y los efectos negativos que  principalmente esto puede tener, en los adultos pero especialmente en los niños. 

En su cuenta de twitter Estefanell escribió: 


“Tenemos que lograr formas creativas y ordenadas que no sean encerrar a los niños para estar distanciados. Esto afecta la salud y el desarrollo. Necesitan aire, luz y movimiento. Ordenar la utilización de los espacios públicos. Usar los campos y las playas”.

Estas palabras desataron una catarata de comentarios en esa red generando otra polémica asociada a la cuarentena y el confinamiento,  ahora cuestionando los efectos colaterales en la salud integral. Una pregunta que muchos se hacen y que genera preocupación especialmente en aquellos con niños y adolescentes a cargo que se enfrentan a un encierro indefinido y que seguramente sea prolongado. 


El planteo realizado por una especialista en la materia nos llevó a contactarla directamente y poner el tema en la mesa. 


-La cuarentena parece ser la medida más efectiva contra la propagación del covid-19, pero, ¿ cuales son los efectos adversos que conlleva el encierro?


- Sin dudas que la cuarentena es una medida que ayuda,  pero es una medida cara a nivel de salud integral del individuo. Siempre digo lo mismo: la salud la podemos ver como un proceso biológico o ausencia de virus o la podemos ver como un estado general del individuo como lo define la OMS, donde uno es más que un cuerpo. 


-¿Porque consideras que es una medida cara?


-Porque el encierro potencia los recursos naturales del individuo. El encierro es una adversidad que en definitiva hace que la persona saque lo que tenga para poder enfrentarla. 

Hay personas que tienen mucho, que tienen recursos desde lo natural, casa con jardín, o hasta un campo y otros tienen recursos psicológicos: lo ven como una oportunidad para crecer para conectarse para vivir distinto. Pero hay otros que no tienen ni esos recursos ni materiales, porque viven en apartamentos, ni psicológicos, porque lo viven como un encierro y no como una oportunidad de transformación. 


Las crisis, nos dice Lorena, mejoran lo que esta bien y empeoran lo que esta mal. El encierro en Uruguay le preocupa especialmente porque somos un país con indicadores de salud mental nefastos.

Tenemos el mayor numero de consumo de alcohol per cápita en América Latina,  tenemos el mayor índice de suicidio, tenemos los niveles de agresividad y violencia intrafamiliar  importantes donde se nos mueren un importante porcentaje de mujeres por semana. Tenemos niveles de ansiedad y depresión altísimos y además tenemos un consumo abusivo de Retinol y Ritalina en niños. El nivel de consumo de psicofármacos también te habla de la salud mental de un país.


El encierro es una medida que potencia lo que hay. El encierro es como un  gran catalizador de procesos.

Hay que saberlo para tomar las medidas sostenidas en el tiempo.


A diferencia de España  e Inglaterra y otros países europeos que se les viene el verano, por ende se les van a acortar una cantidad de cosas, a nosotros se nos viene el invierno, por ende se van a potenciar un montón de otros virus: influenza, gripe, neumonías. Se nos viene un tiempo largo y pensar en el encierro como única medida hay que evaluarlo a nivel integral. El encierro tiene efectos adversos en los individuos y sobre todo en su salud mental. 


En los niños es nocivo básicamente por dos cosas: El niño necesita movimiento e interacción.  Estamos todos preocupados por la escuela y el aprendizaje, pero lo peor que puede pasar es que todos tengan que repetir el ciclo escolar  del año que perdimos, pero esto no tiene que ser considerado una catástrofe.


Un niño que esta un año entero sin moverse y sin interacciones sociales, sin vínculos con otros niños, es un niño que en las ventanas del aprendizaje se le esta podando desarrollos necesarios y que su desarrollo se genera con la interacción con otros niños, con otros adultos, con otras instituciones.


Los niños que están aislados, los hijos unicos que estan en apartamentos sin ver  a otros niños y me preocupa mucho pensar que en el año va a crecer sin otros niños cerca, porque incluso en las cárceles de mujeres, donde las madres se internan con sus hijos, allí, por lo menos, los niños interactúan con otros, y tienen con quien compartir experiencias. Y aquí tenemos ejemplos de niños que van a quedar en una situación aislada. 


Sin embargo, Estefanell aclara que lo que ve a nivel de gobierno y la toma de decisiones  le da la sensacion que esta contemplado en el plan de gobierno pero que hay pensarlo como un plan de nivel abarcativo porque los niños encerrados y solos  no pueden vivir sin que esto afecte en una medida su nivel de salud. Hay que pensar alternativas para que los uruguayos podamos seguir con un contagio controlado. 


En los adultos tenemos que tener en cuenta que  no podemos pretender seguir teniendo la misma vida a través de una plataforma virtual. Hay que vivir y pensar la vida con dinámicas distintas. 


Si vamos a tener que convivir desde la casa en los próximos meses, con trabajo, hijos, etc, tenemos que pensar estrategias distintas.


Hay que hacer un cambio tipo 2.

EL cambio tipo 1 es hacer lo mismo de manera diferente, el cambio tipo 2 es hacer algo distinto.


Lorena nos sugiere hasta adaptar nuestro espacio al cambio de vida. En su caso transformó el comedor en un gran mesa de trabajo con espacios para que ella pueda hacer su trabajo mientras sus hijos toman los cursos on line y hacen la tarea propuesta por la escuela.


A los que les esta yendo mejor en el combate a esta pandemia, son países que tienen los espacios públicos controlados para que puedan ser utilizados pero con control, como hicieron los supermercados. Con reglas y protocolos pero seguir permitiendo el movimiento social en espacios públicos ya que puede ser un camino. Si la gente no esta pudiendo cumplir con esta medida, sostener esta medida, hay que pensar rápido estrategias para que si puedan hacerlo. 


La mayor crítica que le hago al encierro es  a la palabra: ENCIERRO. Una cosa es estar distanciados y otra es estar encerrados. 

Esto no es un encierro, es una acción. Estamos decidiendo cuidarnos y cuidar al otro. Tenemos el poder de elegir quedarse en casa para evitar que el país llegue a una catástrofe. 


Magister Lorena Estefanell

Directora de la Maestría en Psicoterapia de Adultos, parejas y familias. Directora de de Profesorado de la Vicerrectoría de Programas Académicos 

Profesora de Alta dedicación del Departamento de Psicología Clinica y de la Salud.

Universidad Catolica



1,057 vistas