Ser mamá en la nueva normalidad

Desde que se instaló la pandemia en el mundo, estamos expuestos día a día a un sin fin de historias de vida que narran con sus experiencias, el punto hasta donde ha llegado a afectar lo que por norma damos como elemental. Mueren personas solas en CTIS sin siquiera poder su familia acercarse, tocarlo, darle un beso, abrazarlo por última vez. Adultos mayores que no pueden recibir visitas de sus seres queridos y quedan expuestos a su soledad. Claro que hay ejemplos que emocionan por su capacidad de amor infinita a su comunidad y al prójimo, pero hay situaciones que si no tenemos a un conocido o lo estamos viviendo en carne propia es difícil hacer contacto o conocer esta otra cara del bendito COVID 19.



Justina y Federico estaban esperando a que naciera su bebé con toda la anticipación, no solo de ellos sino de toda su familia. Ella había soñado, como todas las que pasamos por esa maravillosa y milagrosa experiencia, como seria ese dia. La ilusión de compartir ese paquetito de amor con su madre, su padre, los abuelos de un lado y del otro. Pero no se dio. Parir en tiempos de coronavirus impone otro protocolo que delimitada por la distancia social nos expone a parto y a un puerperio muy distinto al que veníamos acostumbrados. 


El  Bebé nació el 25/03 por inducción programada de acuerdo a la situación del Coronavirus. Justina ya estaba de 39 semanas y en uno de los últimos controles, Federico y Justina pusieron  el tema arriba de la mesa del Coronavirus para ver la opinión de la ginecóloga. Finalmente pusieron  como límite esa fecha, 25 de Marzo ya  que se cumplían las 39 semanas y 4 días. El bebé podría nacer antes, pero por la dudas, para no  “seguir tirando de la piola” con la situación del Coronavirus, acordaron dejar estipulado un dia para hacer la inducción. 

La situación en la que encontraba el país con respecto al coronavirus les  generaba incertidumbre de lo que podía pasar, no solo en el hospital, sino por la salud de Justina y Federico, quienes también, al igual que el resto de la población estaban expuesto al contagio. 


“Ya con la situación veníamos nosotros restringiendo un poco las típicas visitas de todas mis amigas tíos primos etc, pensando en visitas de la familia íntima cuando en uno de los últimos controles la ginecóloga nos confirmó que no podría ir más que un acompañante conmigo y no se podrían recibir visitas”. nos dice Justina. 

FInalmente el bebé no nació antes así que Justina y Fede se internaron para realizar la inducción el día pactado:

Nos internamos a las 7 am donde empezaron a pasarme oxitocina y estuvimos mano a mano súper tranquilos mandando fotos y  como veníamos por whatsapp con nuestras familias. Llegó un momento que yo ya no me pude comunicar más, pero fede mi marido siguió manteniendo a mis hermanas y mamá al tanto de lo que iba viviendo y como veníamos. Todo lo vivimos con mucha naturalidad hasta que nos cayó una bomba de noticia de que ese día de madrugada el hospital había decidido que si llegaba a ir a cesárea, el padre no podía entrar y tendría que entrar sola. Fue un bombazo! La ilusión de Fede de estar en el parto era enorme! Por suerte mi ginecóloga es tan genia que nos dijo que no nos preocupemos, que se haría  todo lo posible para que fuera parto y ¡así fue! ¡Gracias a dios! Pudimos estar juntos en ese momento”.

Pero llegó el momento de querer compartir la alegría y de necesitar esa contención y mano de madre y hermanas con estos consejos únicos y tan necesarios para esos primeros días cuando llega el primer bebé a una casa. Algo imposible para Justina, que ya resignada, sabía de antemano que no podría ser:

“El momento que más extrañe sin duda fueron los días después en el hospital que vivís cambios físicos, alegrías enormes dolores del cuerpo y no tenes a nadie de tu confianza para preguntarle su experiencia. También el hecho que ese momento se convierte en algo tan distinto a lo que siempre viste en visitas de amigas o familiares que tuvieron hijos te mata, pero igual es espectacular el momento íntimo de familia que se vive de a 3 esos días posteriores. En casa si somos sólo nosotros 2 y el bebé y por suerte que tengo 4 sobrinos que más o menos se que hay que hacer! Hacemos llamadas por Whatsapp con ambas familias casi todos los días para que vean al bebé y sus momentos. Como el primer baño por ejemplo”. 

Federico está trabajando desde su casa, asi que estan los dos al firme y se pueden dar una mano y un respiro, mientras aprenden a conocer a su bebé y a adaptarse a las nuevas rutinas.

Otro tema son las consultas médicas ya que las tienen que hacer por teléfono. Y así virtualmente se realizó el primer control del recién nacido.  Esto a la mama primeriza, le genera bastante incertidumbre ya que no ven al bebe fisicamente. De hecho, para pesarlo tuvieron que ingeniarse con un sistema casero: colocando al bebé en la babysilla y utilizar una balanza de valijas,  Pero lo más duro para Justina, fue combinar postparto con la cuarentena. No tener nadie que los visite para distraerse un poco y charlar, esta siendo duro, más allá de que exista el whatsapp y el zoom para charlar con amigas y familia. 


Finalmente 25 días después del parto, con autorización médica, pudieron ir a visitar a los padres de Justina que viven a las afueras de la capital para que conozcan a su nieto.

La abuela pasó con su nieto en brazos el dia entero y madre e hija pudieron darse ese abrazo lleno de contención que Justina estaba anhelando. 

Le pregunto a esta nueva mama de la nueva normalidad que consejos le daría a una pareja que está viviendo su reciente maternidad en estas épocas de distanciamiento social  y esto es lo que nos deja: 

“A otra pareja les digo que la seguridad en el hospital es perfecta, no hay casi gente por lo que del covid no se tienen que preocupar. Que sin dudas es una experiencia muy distinta a lo que se imaginaban cuando tuvieran a un bebé pero que como todo tienen sus cosas lindas y otras que no son lo que hubiésemos elegido. Sin dudas es un nuevo desafío, pero de todo se aprende algo nuevo y de alguna manera esta experiencia de maternidad te fortalece.”
299 vistas