Santa María del Mar

La familia, la tierra y el mar.

A pocos kilómetros del pueblo de José Ignacio nos encontramos con una casa de campo que, si bien no pierde los aires de mar, el corazón de la familia que lo habita esta plantado en su tierra.



Macarena y su marido junto a sus 6 hijos decidieron quedarse indefinidamente, en esa casa de veranos y fines de semana, ni bien comenzó la cuarentena. Es allí, donde Maca, como le dicen sus amigas, tiene su proyecto de vida natural hace ya varios años. Allí se encuentra el centro de su trabajo y su pasión: los espacios verdes, su jardín y una gran huerta que nutre la mesa de esta familia que elige siempre reunirse en la gran cocina que tiene la casa y preparar delicias caseras en el horno de barro.

El amor que siente por la naturaleza y poder educar a sus hijos en el respeto por el medio ambiente, los alimentos y la tierra fueron parte clave para que decidiera aprovechar este parate impuesto por la pandemia, y radicarse en su lugar en el mundo;

Siento que les estoy dando una parte muy rica en lo que quiero transmitirles. Alimentarnos con lo que nosotros mismos producimos. Este tiempo que nos regala el presente lo quiero aprovechar para esto”, nos cuenta Maca con entusiasmo.

Ella misma de niña tuvo una madre que le daba infusiones con plantas de su propio jardín. Creció apreciando el valor de rodearse de verde y de esa mama heredo además el gusto por el diseño y la decoración. “Le agarre el gusto de crear vida a través de las plantas cuando una vez una amiga mía me regalo una suculenta”, nos dice Maca. Ese fue el puntapié que la motivo a buscar profesionalizarse. Luego de 4 años intensos y exigentes en la escuela de Jardinería Daniel Muñoz, hoy Macarena es una voz experta en su área y que muchos la busquen como referencia.

Ella misma confiesa que no tiene mano verde. Que lo que si la invade es un amor incondicional por el medio ambiente y el cuidado de nuestro entorno;

Siento la responsablidad de educar a mis hijos en este valor y respeto por el lugar que habitamos. Por eso tengo especial empeño en el concientizarlos en el manejo de los residuos y el reciclaje. Aquí en nuestra casa hacemos compost, ya sea en la chacra o en nuestra casa de la capital.”

Macarena es vehemente en este sentido. Para ella es fundamental que nos demos cuenta de lo fácil e importante que es hacer compost, ya que esta práctica hace que bajemos a la mitad lo que generamos de basura y estamos haciendo al mismo tiempo el abono para tu jardín.


HACER COMPOST

No es caro de hacer. Solo necesitamos donde poder depositar los residuos. Un lugar donde no le dé mucho el sol directo y que tenga buen drenaje.

Allí lo que podemos poner son todos los desechos frescos que generamos en la cocina como, por ejemplo, frutas, cascaras, vegetales y cascaras de huevo. No es recomendable poner nada cocido ni procesado ya que atrae roedores y mal olor. Se tiene que remover cada tanto para darle oxígeno. Se pueden utilizar las hojas caídas de otoño y alguna que otra ramita pero que no sea muy gruesa porque demoran mucho más en descomponerse.

No se puede poner plantas enfermas porque eso se puede contaminar en el compost. A veces, Macarena le pone cartón. De 3 a 6 meses es el tiempo que lleva hacerse el compost. Si lo tocamos tiene que estar bien suelto y no tiene que tener olor. Que el compost tiene olor feo es un mito.



DISEÑAR EL JARDIN PARA DISFRUTAR

A Maca le encanta transformar un jardín. El proceso de estudiar su anatomía, su estructura. Ver el lugar físico. Como se comporta el sol y la sombra. Qué tipo de suelos tiene y si hay edificaciones existentes que determinen su incorporación al diseño.

La familia y su forma de vivir el jardín es primordial para lograr un proyecto verde acertado. Eso y el respeto por el gusto de los dueños de casa, es lo más importante para Maca a la hora de pensar y desarrollar los espacios verdes para otros. ¿Cómo lo van a vivir? No es lo mismo si hay o no niños y pelotas en la vuelta a la hora de planificar y diseñar. “Un jardín” nos asegura,

“No tiene por qué ser caro. Podes hacer mucho con poco o puedes hacer cambios radicales con mucho más. Es como en el interior de una casa”.

En lograr cambios radicales Maca deposita toda su fe en las plantas. Ellas hacen la diferencia. Con respecto al tipo de que plantas poner, hoy la tendencia de paisajistas y jardineros, Macarena nos cuenta que es la de intentar utilizar las plantas más idóneas para cada tipo de suelo y jardín. De esta forma respetamos las condiciones naturales, no nos dan más trabajo del que necesitan y limitamos el uso de fertilizantes. Algo muy relevante para Macarena ya que apela a ese cambio de mentalidad por su afán del cuidado que ella misma se exige con el medio ambiente.



UNA VENTANA O UN BALCON

Macarena nos abre los ojos a entender que todos podemos aprovechar cualquier rinconcito para tener un poquito de verde y meter mano en la tierra.

Podes incluir el verde en un espacio reducido. Para todos los lugares tenemos un tipo de plantas. Balcones, ventanas. Las plantas mal denominadas de interior ya que no existen, las plantas de interior son plantas que adaptamos a vivir adentro. Usamos las que son de sombra”.
Maca nos asegura que todos podemos tener un espacio verde: “Donde tengas un espacio de 1 metro cuadrado que le dé el sol, podes poner un bidón de agua de 5 litros agujereado que drene con un poco de tierra y allí podrás tener plantas, tomates cherry, aromáticas, morrones, ajíes. La gente tiene que saber que todos tenemos el poder de producir nuestros propios alimentos”.


LAS MANOS CON TIERRA

Todos los días, en la mañana o en la tarde se trabaja en la huerta. Siempre hay mucho para hacer. Macarena se reconoce como una agradecida por tener este espacio verde donde meter mano en la tierra junto a sus hijos. Mostrarles las estaciones a través de los alimentos que crecen en los frutales y en las verduras que cosechan según la época. Maca también se permite experimentar y jugar en este gran terreno:

En mi chacra y mi huerta tengo mi centro de exploración y de ensayos. Aprendo de mis errores, esto de la jardinería es un camino de ida. Trabajar en el jardín en las plantas, ver cómo responden como se tratan como se manejan, como se adaptan”.

La cuarentena sigue pidiendo distancia social y mientras tanto que busquemos adaptar nuestros días a una nueva normalidad. Macarena y su familia están en el camino de rencontrarse con lo simple de la vida.


La naturaleza y trabajar con el jardín te hace entender el tiempo de las cosas”.

Macarena De Azpitarte.

210 vistas1 comentario