Noelia Campo y su conducta personal en cuarentena

Para los espíritus inquietos y creativos, las crisis son provocaciones, y sus obras, municiones de las  catapultas que apuntan a esas almas que ignoran, que el vacío que sienten, es el hambre y la necesidad de nutrirse en esas creaciones artísticas, que se siguen ejecutando en el formato que sea, para cumplir con su misión: cincelar el espejo catártico que vestirá el escenario y se reflejara en nosotros  cuando quedemos expuestos ante al poder de la escena.





La Campo, es una de las elegidas de la dramaturga Marianella Morena para poner  en escena Conductas de Cuarentena. Una obra que reflexiona sobre los efectos de la cuarentena y la pandemia en distintos personajes. Es muy probable,  que como espectadores sintamos un toque de pudor al enfrentarnos a cada una de las intervenciones de 4 o 5 minutos. 

La intimidad y el teatro se confunden en este nuevo formato. La vida en cuarentena, la privacidad de la casa, la madre, la artista y la mujer, Noelia Campo lo describe a la perfección.


-¿Cómo trabajaste el texto de Marianella Morena?

Primero lo leí varias veces. Eso me ayuda bastante a la compresión de cualquier texto, y más cuando tiene muchas partes metafóricas y abstractas. Luego me dejé llevar por la parte con la que me sentía más identificada para transmitir mejor el texto de Marianella y mi interpretación sobre él y elegí esa parte para interpretar. Ahí llega el momento más aburrido del teatro que es aprender el texto de memoria. A mí me es más fácil aprenderlo mientras se va moviendo pero cuando una está sola es más difícil y más cuando la directora te plantea hacerlo en un lugar muy reducido y sin contar con ningún objeto al que puedas acudir. Ya con el texto bastante aprendido me fui al lugar elegido, debajo de la mesa ratona, y empecé a jugar con el texto. O sea, a decirlo de distintas maneras, que me resultara convincente de alguna forma y ver qué pasaba con mi cuerpo mientras iba diciéndolo.


-¿Cuantos videos le mandaste antes de llegar al definitivo? 

Creo que 3 o 4 videos. Filmé muchos más pero no me convencían y los borraba inmediatamente. Ella según los videos me iba dando indicaciones. Me gustó que te daba mucho espacio de libertad para la interpretación y eso se nota al ver los videos de otras actrices. Por ejemplo, con Lucía Trentini elegimos casi la misma parte del texto y los 2 videos son bien diferentes. Eso también tiene que ver con que Marianella mandaba instructivos para el vídeo, específicos para cada actriz.


-¿Te gustó este formato artístico? ¿Te sentiste cómoda? 

Si, fue como un juego nuevo dentro de la actuación.

Me pasaron dos cosas contradictorias. Sentí que tenía mucha libertad para probar cosas y la utilizaba. Creo que el hecho de ir ensayando sola en tu casa, sin la mirada directa de la directora o de los compañeros, que por lo general es amable pero es una mirada igual, te genera a veces algún límite en lo que hacés. Disfrutar de esa libertad absoluta fue muy bueno. Pero, por otro lado, también esa soledad en tu espacio íntimo (lo estás haciendo en tu casa) te hace sentir más expuesta que si lo hicieras en vivo en un teatro. Aunque parezca raro.


-¿Cómo te sientes a solas con vos misma?

Me pasa un poco lo que al personaje. No estoy preparada para estar a solas conmigo. Soy muy social, de ver amigas, de charlar, de salir, ir al teatro, al cine a un concierto. Incluso me cuesta el ocio en casa. Cuando estoy sola pienso mucho y a veces me voy a lugares no muy agradables. Me cuestiono todo el tiempo mis conductas, formas de ser, forma de trabajar, lo que hago, lo que no hago, cómo soy como madre, soy muy autoexigente y eso, muchas veces te juega en contra. Soy afortunada que vivo con mi hijo y mi pareja y tengo charlas y actividades en las que resguardarse.


-¿Estás cuarenteneando?

Estuve cuarenteneando hasta el 6 de abril que comenzamos con Informe Capital Especial, un espacio nuevo en TV Ciudad antes del informativo central para informar sobre todas las acciones solidarias que se están llevando a cabo, visibilizando a los que están dando una mano y a quienes la precisan, también compartimos testimonios de cómo distintas personas están viviendo este momento,  y damos información de las distintas propuestas saludables, lúdicas y culturales que surgieron a partir de esta crisis. Sólo salgo para eso y para hacerles mandados a mis padres.


-¿Casa o depto? 

Vivo en un apartamento en planta baja que por suerte tiene un patio con parrillero.


-¿Con quién?

 Vivo  con mi pareja y la mitad de la semana con mi hijo. La otra mitad se va a la casa del papá.


- El teatro cerrado, la crisis instalada, ¿cómo te impacta a tí personalmente? 

Soy una privilegiada porque tengo un trabajo y allí se toman los recaudos necesarios para cumplir con las medidas de protección. También porque pude participar en este proyecto artístico como "Teatro en casa" que me ayudó a sacar a mi bicho teatral que cuando no puede actuar se convierte en bestia, a veces, ja. Por momentos me angustio por la situación, por cómo va a ser después la vida, por las consecuencias que esto va a tener. No puedo medir el impacto pero estoy segura que va a ser fuerte y la incertidumbre es un sentimiento complicado.

Pero trato de pensar positivamente y que las crisis también traen muchas cosas buenas, estimula la creación, la inventiva, la generación de recursos propios, y eso siempre te hace crecer. Espero que así sea para todos.

-¿Qué soñás con hacer después de que pase todo? 

Sueño con que mi hijo pueda estar con sus amigos en un parque y pueda hacer pijamadas en casa, en juntarme con amigos y familia y abrazarnos mucho rato, en subirme nuevamente al escenario y recibir ese aplauso reconfortante cuando termine la función, que nos hayamos vuelto más amables y empáticos y que seamos más conscientes de nuestros actos y de las consecuencias que tienen.











116 vistas