Matías: maestro rural, guitarra, youtuber,y mago.

La vuelta a la escuela en la colonia.

En un rinconcito del país, en esa ruralidad profunda del departamento de Durazno, se encuentra el pueblo Colonia Rossell y Rius. Apenas unos 40 uruguayos viven en ese paraje situado a 20 kilómetros de Sarandí del Yi, la segunda ciudad más grande del departamento, después de su capital. 



Entre un complejo de viviendas, el destacamento policial, la policlínica y algún comercio nos encontramos con la escuela Número 47, orgullo centenario del pueblo, que lleva el nombre de un hijo pródigo de Durazno, el escritor Luis Ramón Igarzábal. Comenzó el año con 9 alumnos, pero recientemente una niña pidió pase desde San Ramón,  así que actualmente son 10. Son cuatro niños en Nivel Inicial 4, tres en Nivel Inicial 5, dos en primer año y una alumna en sexto, todos los días de 10 de la mañana hasta las 3 de la tarde. 


Matías González tiene 29 años y  es el Maestro  y Guardia Local  de la escuela. Esto, significa, que además de tener la tarea de enseñar,  es el que se ocupa de todo lo que tiene que ver con su funcionamiento y mantenimiento. Hacia mucho tiempo que nadie vivía en la parte de la escuela destinada al maestro y su familia. Desde marzo, Matías la ocupa 

junto a su pareja,  Victoria, estudiante de magisterio y  su hijo Dante de 5 años.  Si bien la idea de esta joven familia, no era la de mudarse todos juntos a La Colonia, como le dicen los vecinos al pueblo, Victoria agradece la decisión que tomaron, ya que la cuarentena los encuentra juntos, de lo contrario Matías hubiese quedado separado de su mujer y su hijo hasta quien sabe cuando. 


Como otras tantas escuelas rurales del país, la 47 se prepara para volver a dar clase en un contexto donde aún no sabemos cómo será convivir en esta Nueva Normalidad y el agrado de adaptación que esto supondrá específicamente en un ambito escolar. 


-¿Te estas preparando de alguna manera especial?

Si. En cuanto a las medidas sanitarias recomendadas, el uso de tapabocas por parte del maestro y auxiliar será implementado (cabe aclarar que la escuela no cuenta con auxiliar, pero se designará una partida especial para contratar una por dos meses). En lo que se refiere al uso voluntario de tapabocas en los niños he tomado en cuenta la posibilidad de realizar un tapaboca para cada niño, y con la ayuda de una madre que es buena para las costuras se realizaron los mismos en tela por lo cual son lavables y tienen un bolsillo para cambiar el filtro. Se los entregaré el día que retomemos las clases siendo voluntario el uso o no de ellos, eso dependerá de cada padre/madre y de cada niño, sabemos que no será una tarea sencilla mantener a los niños con tapabocas durante el horario escolar, pero está la opción para ellos. También he tenido en cuenta la implementación de una alfombra pediluvio para la entrada al local escolar. Además estoy reformulando la posición del mobiliario del aula para que los niños mantengan una distancia prudencial entre sí. Quizás lo más difícil de todo es esto último, pues al ser la mayoría de los niños pertenecientes al nivel inicial creo que será una ardua tarea el lograr que comprendan la distancia que deben tener con sus compañeros y con el maestro. Estoy ideando estrategias para que sus actividades y juegos estén dentro de las medidas de salubridad recomendadas. 


-¿Como maestro que es lo que más te preocupa con respecto al año curricular de los niños?

Si bien las clases virtuales no son lo mismo que las presenciales, no se ha dejado de enseñar, por lo que no tenemos demasiado terreno perdido en lo curricular. Pero a pesar de esto quizás lo que más me preocupa  son aquellos alumnos que van a hacer una transición de sistema el año que viene, como mi alumna de sexto año, que esta a un paso del liceo.


-¿Se pierde un año o se puede retomar y recuperar?

Creo que no esta perdido el año. Según mi perspectiva se debe plantear el resto del año curricular más desde la calidad que desde la cantidad. O sea, no buscar completar la totalidad del programa escolar sino que discriminar los contenidos según los perfiles de egreso que nos plantea el documento base. 


-¿Tenes contacto con los chicos igualmente por estar conviviendo en su pueblo?

A excepción de mi hijo, que vive conmigo en la escuela, el mayor contacto que he tenido con los niños es desde la virtualidad, o saludandonos a lo lejos con la mano cada vez que los veía cruzar por la calle.


-¿Notaste cambios en la conducta de la gente, o se circula igual como si nada?

A decir verdad no note ningún cambio en los hábitos de la gente, se sigue circulando igual que siempre. Según lo que manifiestan las madres, los niños no se juntaron más a jugar en sus casas o en la placita de la Colonia.


-¿Te han manifestado algún temor asociado al contagio o al coronavirus?

He observado más cautela que temor.  La mayoría de la gente, por lo que dicen, creen que no les va a tocar.


-¿Se siente más lejos de la Pandemia por estar viviendo el interior un poco más profundo? 

Viendo la poca seriedad con la que mucha gente se ha tomado la situación, no me parece que la pandemia esté muy lejana de las realidades rurales.


-¿Que dicen a nivel general las familias con respecto a retoma las clases?

Tienen muchas dudas en cuanto a la seguridad de los niños. Algunas están muy ansiosas por comenzar las clases, mientras que otras prefieren, en sus palabras, que sus hijos pierdan un año a que pierdan salud.


-¿Con qué exigencias de higiene tienen que volver?

Sobre todo el lavado de manos, y como ya se dijo, aprender a mantener una distancia social prudencial. El uso del tapabocas será voluntario de cada familia.


-¿En algunas escuelas rurales los niños no volvieron por familias preocupadas por temor a contagio, crees que se pueda generar algo similar en tu escuela?

Sí, y de hecho varias madres me han manifestado que no enviarán a sus hijos al no correr la falta. Igualmente se continuará trabajando de forma virtual como hasta ahora con todos.


-¿Todos los niños viven en la Colonia o alguno viene de mas lejos?

La mayoría vive en la Colonia misma, con la excepción de un par que viven en la media de unos 14 km de distancia.


.-¿Les das clases a todos juntos?

Si, a todos juntos. Esta modalidad, acuñada en la ruralidad, se llama multigrado.  En esta se puede, por ejemplo, trabajar un mismo tema atendiendo lo que interesa que aprendan los diferentes niveles presentes. Una de las virtudes es que los niños de las clases más chicas  tienen contacto con contenidos de las clases más grandes, no siendoles estos extraños una vez les toque tratarlos. Y a su vez las clases más grandes refrescan sus conocimientos con los contenidos dados a las clases más chicas.  Todo esto permite una gran flexibilidad a la hora de atender los diferentes tiempos de aprendizaje de cada educando,


 -¿Qué te parece la decisión tomada de retomar las clases?

En lo personal creo que es una decisión desacertada, pues si bien desde atrás de un escritorio puede parecer que las localidades y escuelas rurales se encuentran desconectadas del resto de la ciudadanía, nada más alejado de la realidad. En el caso de la Colonia, por ejemplo, la gente se esta moviendo constantemente a la ciudad de Sarandí de Yi, la segunda ciudad más grande del departamento, y donde me consta, pues he tenido que ir, no se ha tomado conciencia de la magnitud de la pandemia.

No es que los maestros rurales, como mucha gente expresa, no queremos volver a trabajar, pues nunca lo hemos dejado de hacer. Sino que queremos que estén dadas las condiciones suficientes y necesarias para garantizar la seguridad de los niños, de sus familias y de toda la localidad en sí. Tenemos como ejemplo lo sucedido en otros países afectados, y como dicen en una popular serie de televisión, el invierno se acerca.


-¿Diste clases virtuales?

Si. En la primera semana acerqué a las puertas de las casas diferentes materiales de estudio y actividades a realizar. Dada la mala señal que existe en la zona, fue imposible realizar trabajos en la plataforma Crea. Por este motivo se creó un grupo de whatsapp con padres y madres (casi al instante todos los primeros salieron del grupo, quedando solo las mamás), donde enviaría las diferentes tareas.

En las últimas semanas me aventure a grabarme dando clase a los chiquilines, haciéndome el “youtuber”, obteniendo una respuesta muy positiva en cuanto a la motivación de ellos. Aprovechando que puedo editar los videos realizo “trucos de magia” y les canto  canciones acompañado de mi guitarra. Según manifiestan las madres los niños se sienten felices de verme y escucharme, cortando de esta manera la frialdad de un mensaje escrito.

Nota a parte: Victoria Ozano Leal

Apunto a ser maestra rural, me gusta la ruralidad, me gusta el centro educativo como centro de la comunidad, el trabajo de puertas abiertas con la sociedad, el ida y vuelta entre la gente de la campaña, el trabajo en equipo en pos a una mejora de la educación y del lugar donde a uno le toque.






-¿Que tiene de particular el ser maestra Rural para ti?

Creo que el maestro en la escuela rural puede ser un referente para la comunidad, si uno hace bien el trabajo con voluntad, amor y dedicación, uno puede ser un gran referente. 

La labor docente rural no se circunscribe a las paredes del salón, ni al sacrificio personal , trasciende el espacio y procura sin duda brindar a todos, los mecanismos necesarios para acceder a una mejor calidad de vida.


Somos los maestros los que muchas veces nos convertimos en  arquitectos, enfermeros, psicólogos, amigos, padres, trabajadores sociales, entre otras, con la meta  y  sueño de formar ciudadanos que apuesten a una sociedad más justa.


El maestro no solo es el que se para frente a los alumnos e imparte clase, para mi la docencia es un trabajo sin horarios, creo que muy poco serán los docentes que dejan el aula y ya no piensan más en la escuelita en que mejorar, en sus niños, en las familias, etc. De verdad creo que formo parte de ese grupo que le cuesta soltar el trabajo al llegar a casa con la familia... en silencio uno sigue pensando...

Un o una maestra rural, es sin duda el mejor ejemplo de esfuerzo, dedicación y servicio.





2,498 vistas