Felizmente en Orden!

Les confieso que nunca pude relajarme completamente frente a  esos programas de televisión donde gente que ordena placares o te cambian el  look  proceso mediante el cual te tiran el ropero entero en un balde. 


No me considero un ser que acumula y guarda porque si. Todo lo contrario, soy de las que hacen limpiezas permanentes e intento hacer circular todo en mi casa: desde los roperos de ropa blanca hasta los cajones de medias y bombachas. No tengo rollo con pasar, reciclar y jubilar las cosas de los demás. Y ahí esta el gran tema. Lo que guarda mi ropero es prácticamente mi museo personal de vida. Guardo el jean que me compre con mi primer sueldo, un blazer que era de mi madre y otro que me regalo cuando cumpli 16. 


Tengo memoria afectiva depositada en cada prenda. Para las personas como yo que definen una prenda como algo divertido o que me pone contenta, es difícil deshacerse de los trapos. Yo venía postergando encarar ese desprendimiento hasta que lo sentí físicamente necesario. La necesidad de cambio, de vaciar, de vivir una vida más liviana y con menos cosas, se revelo en mi con un urgencia. Había que hacerlo ya. 


Así que aprovechando la cuarentena me puse en las manos de una ser de luz que me ayudó en ese proceso. Ella es Vanessa Rondine. Vanessa tiene 36 años y es Ingeniera Química de profesión y organizadora por vocación y amor a algo que descubrió  y la ayudó en diferentes aspectos de su vida: 


Cuando vivís los cambios, se experimentan los beneficios que generan, comienzas a creer  en el proyecto y que te apasiona, entonces emprendes el proceso de capacitación que es multidisciplinario, ya que  no hay una carrera universitaria, si existen talleres y diplomas de organizaciones integradas por personas que se dedican al desarrollo de esta disciplina. Por ejemplo, en Europa podés hacer cursos con Marie Kondo, la gurú que comenzó con este movimiento. Mi carrera me proporcionó vastas herramientas para desarrollar mi pasión, las cuales se ven fortalecidas por aspectos de mi personalidad. También fui profesora en facultad, y la capacidad de docencia y empatía en este rubro es fundamental. He estudiado muchísimo material de diversos orígenes, a lo que le sumo mi experiencia personal.” Nos cuenta Vanessa. 



Maria Gomensoro ¿Qué aspectos fundamentales se tienen que tener en cuenta para encarar el orden de un espacio?

Vanessa: Partimos de la base que la organización es una actividad humana, es clave tener una charla para involucrarme con la vida de la persona, entender y comprender tanto sus necesidades como los motivos por los cuales se busca un cambio. Hay una frase de Marie Kondo que representa a mi entender de muy buena forma este punto, ella describe la organización como “la restauración del equilibrio entre las personas, sus posesiones y el lugar en el que viven”. Creo que estos tres aspectos son fundamentales para encarar el orden en un espacio. Es por esos tres elementos, las personas, sus pertenencias y el lugar que disponen, que no existen soluciones únicas sino que se desarrollan a medida atendiendo las necesidades individuales. Me gusta sumar un cuarto ingrediente a tener en cuenta, que es la etapa de la vida en la cual se encuentran las personas, ya que las necesidades muchas veces cambian con el paso del tiempo y nuestras actividades.


¿Qué espacios se pueden organizar en la casa?

Todos, pero por el  que más se consulta en orden de frecuencia son placares/vestidores , esta es una señal clara que comenzamos los cambios por uno mismo desde lo más profundo, la ropa es lo material más cercano a nosotros,  luego en orden están las cocinas y los baños.


Hace un tiempo se instaló el furor Marie Kondo en el mundo ¿como estamos en ese sentido en Uy?

En Uruguay el movimiento, como todo, comenzó un poco más tarde, somos unas cuantas organizadoras, al menos 10, con distintos estilos, creo que es muy positivo tener opciones para elegir con quien más te identificas y te sentís más cómoda, la que más te representa. Hoy tenemos un amplio abanico de productos específicos para organización, creció mucho este mercado, hay varios lugares con una variada oferta en este rubro. En forma paralela disfruto mucho en innovar, reciclar,  cambiar el uso de artículos tradicionales y convertirlos en material para esta tarea, suelo mostrar el mi página varios ejemplos de esto.


¿Tu método es el mismo o tiene puntos distintos?

Mi método no es igual al de Marie Kondo, pero tiene puntos en común. Culturalmente creo que es necesario realizar modificaciones,, pero sin duda el método fichero o doblado Con Marie, es una alternativa siempre presente que ayuda a optimizar el espacio y mantener el orden.


¿Intervienes en el desprendimiento de las cosas o la dueña de casa decide?

La dueña de casa tiene la última palabra. Mi objetivo es darle las herramientas para tomar las decisiones y acompañarla en el proceso. Por lo general cuando se trata de nuestras prendas hay diversas componentes afectivas involucradas que tenemos que tener en cuenta. Creo que una forma de incentivar al desprendimiento es pensar que alguien más puede estar necesitando aquello que nosotros no usamos, somos un pueblo solidario, hay varios emprendimientos que suman en este sentido.


¿Que debemos preguntarnos respecto al objeto en cuestión para saber si lo dejamos ir o no?

Marie Kondo, usa el término de  felicidad, evaluar si el objeto nos hace feliz. Para bajar a tierra este concepto yo manejo el siguiente check list: ¿Me queda bien? ¿Es de mi talle y me hace sentir bien cuando lo uso? ¿ Se adapta a mi estilo de vida actual? ¿Lo usé en el último año?  Siempre dejo abierta la posibilidad de intervención de una modista ya que creo que hay prendas que con pequeñas modificaciones pueden entrar en esta categoría. Obviamente no se quedan los regalos que aceptamos por compromiso y no nos animamos a cambiar.


¿Hay un denominador común para todo el mundo o tomas en cuenta la vida y la profesión de la persona?

Sin lugar a dudas se toman en cuentas estos aspectos. Nuestro armario debe crecer con nosotros y adaptarse a nuestros cambios, pero también podemos utilizarlo como una proyección de dónde a queremos llegar, qué expectativas tengo para mi.


¿Lo mejor es el uso de cajas o hay otras formas de guardar?

A mi me gusta usar un mix, pero depende mucho de los espacios con los cuales se cuente. Por ejemplo en las cómodas no es necesario usar cajas. En los placares me resulta práctico usarlas para la organización de las remeras por ejemplo. En cada caso, previo a la organización se conversa con el interesado sobre sus preferencias y posibilidades de inversión. Podemos organizar sin cajas o con ellas.


Hoy es cada vez menos el espacio que tenemos para guardar y se consume mucho, ¿qué consejo nos das para no volver a caer en la acumulación?

Uno de los beneficios de la organización es la disminución del consumo, porque cuando uno tiene las cosas organizadas posee plena conciencia de sus pertenencias. Hay un regla muy conocida, pero no por ello pierde vigencia,  “Si algo entra, algo sale”, esto nos ayuda a mantener el tamaño de nuestro guardarropa bajo control.


¿Porque es beneficioso contratar una organizadora? ¿Es caro?

Si bien hoy internet es una fuente inagotable de información en la cual podés encontrar muchas estrategias que se pueden aplicar, creo que el contacto personal es fundamental. Hay personas que necesitan soporte durante el proceso, además  que la experiencia y una visión más amplia ayuda a encontrar las mejores soluciones.


Con respecto a los costos, hay muchas propuestas dentro de mis servicios, seguro podes encontrar alguna que se adapte a tu presupuesto. Es una inversión para un cambio en el estilo de vida, en mi caso busco proporcionar las herramientas para que las personas puedan continuar solas, por lo que entiendo que no es un servicio costoso.




PIQUES CORTITOS

En mi Instagram @organizamebyvr pueden encontrar diversas publicaciones de antes y después, historias con tips para la organización de los espacios de nuestros hogares.


Para guardar zapatos

Cajas, estantes, un zapato para cada lado, rellenar las botas de caña alta (papel, botellitas de 500ml o los flotadores tipo pancho)


Para colgar más prendas

Perchas finas para las prendas de poco peso, una prenda por percha, prendas y perchas para el mismo lado.


Para guardar pañuelos

Colgados, en cajas con divisiones o cestas.


Para guardar cinturones

Colgados, en cajas con divisiones o de acrílico, enroscar con la hebilla para adentro para que no se desarme.


Para guardar piyamas

Doblado tipo fichero es mi opción preferida 


La experiencia fue divina. Guarde lo que atesoro pero sigo usando. Me despedi de otras que en mi vida ya habian cumpido un ciclo.  Prepare con amor unas bolsas con elegidos para aquellas mujeres de mi vida que se que le darían un uso a esas prendas que yo ya no iba a usar y done otro montón. 


Fueron 4 horas de ardua tarea tanto física como emocional. Pero valió todo el esfuerzo. Gracias Vanessa por tu corazón y tu gran capacidad para ordenar roperos y la sensibilidad necesaria para acompañar en el proceso. 


Contacto

097332991

@organizamebyvr








546 vistas