Ballet desde casa

Maria Noel Riccetto y el nuevo desafío de seguir enseñado a distancia. 


Sábado 9 de la mañana, nuestra amiga Florencia nos manda al grupo de whatsapp una foto de Fica, su hija, amante desde hace años del Ballet y ferviente admiradora de “La Riccetto”, vestida con una exquisita perfección:  puntas, malla, tutu y el moño inmaculado. 

Federica “Fica” Vidiella tiene 11 años y es alumna de Maria Riccetto Studio desde su inauguración hace dos años en el 2018. Un Estudio de vanguardia ubicado en la calle Divina Comedia 1645. Pero como a muchos, la cuarentena los obligó  a cerrar sus puertas y a su creadora la encontró preparando rápidamente la forma de reinventarse y seguir adelante con las clases de danza.


Las clases son todos los días de lunes a viernes en el mismo horario.  Fica se levanta temprano y con una sonrisa que le va de lado a lado, se prepara para una nueva sesión de ballet via zoom. 


Me gustan estas clases ya que estamos en casa y  no podemos salir. Puedo ver a mis amigas y a mis  maestras. Entre semana damos clases con Lucía y Paula casi todos los dias a la semana, y los Sábados con Maria. Ella nos mira nos corrige y es una genia”, nos dice Fica.
Su mama,  corrobora el entusiasmo de su hija y cuenta además que esta impactada con el compromiso que ve en ella: “Se levanta a las 8 am todos los días. Se viste y se peina y se apronta con esmero y al ser clases chiquitas con pocas alumnas, son muy personalizadas.”

En una charla vía whatsapp,  Maria Noel nos cuenta los detalles de cómo vive la experiencia de dar clases desde casa y como fue encarar el desafío de enseñar a distancia. 



-¿Cuando empezaron a dar las clases on line?

 Inmediatamente después de que la orden del gobierno fue suspender las clases, estuvimos una semana sin actividad para ver cómo definir la continuidad de nuestros cursos.

Y es asi como el 23 de marzo comenzamos a dictar las clases a través de ZOOM.


-¿Como se brindan las clases?

Para mi era esencial que se mantuviera el mismo horario que teníamos en el Studio para no afectar más la rutina de los chicos y sobre todo de los papás.

Cada profesora envía su ID y Password de la “conferencia” a su grupo y todos se conectan al mismo tiempo.


Los más chiquitos con ayuda de los papis, y te digo la verdad, hoy por hoy la mayoría de adolescentes tiene un celular, así que se conectan ellos mismos.

Las clases se dan con total normalidad. Es más, descubres el verdadero compromiso también de los chicos. Es muy lindo ver eso.


También ves las realidades diferentes de cada casa. Desafortunadamente para mi emprendimiento, cuando el país comienza a pasar por momentos complicados económicamente, lo que primero se decide cortar en cada hogar son las actividades extra curriculares... así que hemos tenido que adaptarnos y desde el Studio hay mucho diálogo con las familias.


-¿Que tuvieron que adaptar para poder realizarlas? 


Primero fue asegurarnos que todos tuvieran conectividad.

Tanto alumnos como docentes y ponernos de acuerdo con el equipo, que obviamente, tendríamos que cambiar el Plan de trabajo.

Ir más lento, con ejercicios de menor dificultad hasta ver los espacios que cada alumno tenía para hacer las clase.

En eso mi equipo de profesores fue excelente.

Me acuerdo que un sábado nos reunimos por ZOOM todas, se despejaron dudas y el lunes ya estaban a full con sus actividades.


-Lo bueno y lo que se extraña.


Lo bueno es saber que las ganas están. De los dos lados.

Creo que hay un toque de curiosidad que es importante, están hasta más concentrados que en una clase donde el profesor está físicamente ahí. Porque tiene que prestar atención permanente. La pantalla a veces es chica, entonces hay que usar los sentidos al máximo para ver el ejercicio, asimilarlo y hacerlo.

Otra cosa positiva es que que estamos también ofreciendo una actividad que es bella para la vista, para el oído pero sobre todo para el cuerpo.

El ejercicio físico mantiene el sistema inmunológico fuerte, y en estos tiempos eso es imprescindible.


Lo último es que me hizo a mí comenzar a dar clase con más regularidad. Yo estoy dando una clase para todas las chicas del Studio los sábados a la mañana. Y a partir del sábado que viene lo haré abierto para todo el que la quiera tomar, pero con cupos limitados, porque quiero hacer, mirar y corregir... y eso con un vivo no sucede.

Hay muchas opciones hoy para hacer cosas en vivo, pero hay que tener cuidado de no lastimarse. 

Y lo que se extraña es ese contacto.

El poder corregir explicándole a cada uno las posiciones correctas.

Se extraña tener un piso adecuado. 

Creo que todos estamos sacando de esta experiencia lo mejor.

Nos esta haciendo valorar lo que teníamos que ya no podemos usar.

El valor de las cosas ha cambiado en esta cuarentena.


Te aseguro que la próxima vez que nos veamos ese abrazo va a ser mucho más valioso que antes.



Termino este artículo y mirando la web me encuentro con que LAS INSCRIPCIONES ESTÁN ABIERTAS así que estás a tiempo de anotar a tus hijos y quizás sacar la bailarina que vos tambien tenes adentro. 

Y hasta a  mi me dieron ganas. Me dicen Robocop, pero creo que ya es tiempo de romper con ese mote  y arrancar con danza contemporánea, invitar a amigas por zoom y moverse un poco mientras aprendemos la verdad, ¡no estaría nada mal!



Referencias en la web:


Web: www.mariariccetto.com

Facebook: Maria Ricchetto Studio



Gracias Maria y Fica!!!




281 vistas